sábado, 21 de marzo de 2015

Microrrelato | Descríbeme a color (Microrrelato muy corto)


Oil and pigments on canvas by Ingeborg zu Schleswig-Holstein


Microrrelato: Descríbeme a color



Al principio pensaba que era algo normal, que era una cosa común a todas las personas. Pensaba, que cuando alguien pronunciaba una palabra, la veía de la misma manera que lo hacía yo en mi mente. Poco era rojo y mucho, azul; el cielo era verde, mientras que la tierra era amarilla. No tardé en darme cuenta, con el paso del tiempo, que esa capacidad no la tenías ni tú, ni mi madre, ni mi mejor amigo; no tardé en darme cuenta, que se trataba de una cosa rara, y el color de rara, no me gusta nada: con esas líneas marrón anaranjado y esas manchas rojas, simplemente horrible para mis sentidos. Puedo decir, que yo era un bicho raro. Y sentía vergüenza por tener esa extraña habilidad, para mí de un color rosa oscuro con toques amarillentos, así que decidí ignorar ese mundo lleno de colores que tenía ante mí, quería ser una persona normal y corriente. Me cerré en mí mismo. Cada vez que pronunciabas una palabra y en mi mente aparecía esa explosión de color, me auto-convencía de que no era  lo correcto, de que era una fantasía mía, de que las palabras no podían ser tan bonitas.
A día de hoy, ya no "sufro", por así decirlo, esa habilidad, al menos de la misma forma. Lo que antes era azul o dorado, lo que antes resplandecía con un fuerte blanco es ahora no más que una simple mancha negra o, raramente, gris. Ahora todo, extremadamente todo es negro o gris, aunque alguna palabra a veces suena a amarillo o marrón y me trae bonitos recuerdos, la verdad. Eso sí, a pesar de todo, no puedo liberarme del color de dos cosas: el color de los bellos sonidos de la música y el color de tu nombre.




♠ Fin del microrrelato Descríbeme a color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por vuestros comentarios!